jueves, 24 de mayo de 2007

¿Qué es la Didáctica Tradicional?

Bajo esta interrogante quiero hacer referencia a la actividad desarrollada en la asignatura ‘Enfoques y Estrategias Didácticas’ el día 19 de mayo del presente año, en que formamos parte de un juicio formal a la didáctica tradicional.
Primeramente, quiero indicar que la actividad me pareció novedosa, interesante, estimuladora del pensamiento y la argumentación, y potenciadora del trabajo en equipo. La percepción del tiempo durante el cual se desarrolla una actividad es un buen indicador de cuán entretenida y pertinente es para los participantes y, desde este punto de vista, puedo decir que fue una mañana muy breve.
A mi me correspondió ser testigo de la fiscalía y como testigo asumí el rol de una profesora que actuaba bajo el umbral de la didáctica tradicional. De hecho, me permito compartir aquí el perfil que diseñé de mi ‘personaje’.
· Profesora universitaria de Gramática Inglesa. Se declara partidaria y defensora de la Didáctica Tradicional.
· Recibe semestralmente 60 –70 alumnos y estadísticamente un 60% de los alumnos reprueba la asignatura (lo que le enorgullece porque el dato definitivamente habla de la alta exigencia de la asignatura).
· Las clases son expositivas, los alumnos se remiten a participar para contestar ejercicios con respuesta controlada (completación). También practican repetición.
· Considera que la exigencia y la rigurosidad en la evaluación es clave para alcanzar excelencia académica. Los alumnos que aprueban la asignatura son sólo aquellos que estudian con más dedicación y que realizan más ejercicios. La asignatura se evalúa con tres certámenes escritos e incluyen sólo ejercicios de conocimientos; son extensos (4 o 5 hojas).
· Define la educación como el proceso de entrega de conocimientos en forma eficiente (eficiente entendido como en un orden adecuado y en la cantidad necesaria). El profesor debe concentrarse en ser claro en las explicaciones, y garantizar la entrega de conocimientos (esa es su función). El aprendizaje se refiere a la capacidad de retención y reproducción de cada uno de los alumnos, porque es obvio que los resultados son diferentes.
· Bajo su punto de vista, los alumnos tiene un rol ‘reactivo’, es decir tiene que reaccionar frente a las actividades desarrolladas, desarrollándolas con precisión.
· Sostiene que en la formación de docentes se debe ser más riguroso aún en evaluar cuánto saben los estudiantes. Se debe ‘saber para poder enseñar’.

Sinceramente, creí que lo que había definido correspondía al perfil de un profesor ‘didáctico tradicional’, pero luego del juicio, lo que quedó en mi fui una tremenda incertidumbre de qué es en verdad la didáctica tradicional. Lo anterior porque que lo que definí como perfil de mi rol no se ajustó a los perfiles presentados por la defensa, que resultó ser la parte vencedera, y que por tanto, esgrimió los argumentos más correctos y más fuertes.
Mientras yo pensé que la didáctica tradicional promovía una relación profesor-alumno autoritaria vertical, los perfiles presentados por la defensa ilustraban:
· Docentes muy cercanos a los alumnos, cariñosos, llenos de afecto por entregar el saber que concentraban en sus manos;
· Gabriela Mistral como defensora de la didáctica tradicional cuándo ella fue muy emancipadora en su época. Me pregunto que tan compatible es la didáctica tradicional con la estimulación de la creatividad y la fantasía. Sinceramente no entiendo cómo, pero creo que deben ser muy compatibles porque fue un argumento válido de parte de la defensa.
· Educandos felices y agradecidos de recibir una educación en que tuvieron que mayoritariamente memorizar, y con un desarrollo eficiente de sus quehacer gracias a esa formación.
¿Qué es la didáctica tradicional, entonces?

Se esgrimieron argumentos como que ‘dudar de la efectividad de la didáctica universitaria tradicional es dudar de la historia, y que la didáctica tradicional ha generado los aprendizajes y los modelos para grandes personajes’. Pero, ¿no fue Einstein el que dijo “ había que meterse todo aquello en la cabeza del modo que fuera, disfrutándole o aborreciéndole. Tamaña coerción produjo en mí un desaliento tan grande que, tras mi examen final pasé un año entero sin encontrar el más mínimo placer en la consideración de ningún problema científico”?

En el libro ‘Fundamental principles and practices of teaching: A practical theory-based approach to planning and instruction’ (H. Lang y A. McBeath, 2003) se indica que el grado de retención corresponde a:
5% exposición
10% lectura
20% audio-visual
30% demostración
50% discusión grupal
75% practicar haciendo
90% enseñar a otros / uso inmediato (aplicación)


Si asumimos que esto es sólo medianamente correcto, ¿cómo lo hizo la didáctica tradicional? ¿Hay alguien que pueda clarificar mis dudas?

4 comentarios:

Profesora dijo...

Pamela:
muy interesante tu reflexión. No estás equivocada en tu apreciación de la didáctica tradicional. No te confundas con los argumentos esgrimidos en el juicio.
La didáctica universitaria tradicional es aquella que se basa en contenidos, que le da al saber una especie de valor supremo. Por experiencia sabes que para enseñar no basta con saber, y que por tanto hay que saber enseñar.
Los argumentos de la defensa fueron mejores defendiendo a la didáctica tradicional que los de la fiscalía acusándola. Eso fue todo.
Ten en cuenta esta contradicción:
la defensa de la didáctica tradicional se ha hecho sobre la base de una estrategia didáctica moderna: el juicio.
En clases comentaremos el tema.
Con respecto a la evaluación de tu edublog, te cuento que estás siguiendo los criterios de evaluación planteados, por lo que tu calificación en este comentario es excelente. Sin embargo, debes ponerte al día con tus bitácoras puesto que la nota final será el promedio de 10 calificaciones parciales.
Saludos
La profesora

Ana Prado dijo...

Estimada Pamela
La profesora dice "Los argumentos de la defensa fueron mejores defendiendo a la didáctica tradicional que los de la fiscalía acusándola. Eso fue todo" estoy de acuerdo, pero la introducción a las estrategias las hicimos este sábado 26, yo no supe que se buscaba medir la estrategia de la argumentación, no escuche a nadie del grupo preocupado en hacer argumentaciones de peso.

Celso Monsalve F. dijo...

Discrepo con la profesora respecto a que los argumentos de la defensa fueron mejores que la de la fiscalia. Personalmente creo que los jueces evaluaron desde la perspectiva de profesores y no como jueces imparciales, y eso quedo mas claro aun en la clase del sabado pasado en donde evaluamos la actividad.
Atte,
Celso.

Louza dijo...

La verdad, desde mi perspectiva no tienes una buena forma de redactar, al menos yo no la entendí; cambias constantemente de persona gramatical y esto llega a confundir, bueno, los que desconocen la sintaxis del español te dirán que tu texto es bueno cuando no lo es en realidad.
Suerte para la próxima.